Tratamientos para las infecciones vaginales por hongos

El tratamiento para las infecciones vaginales por hongos depende de si tienes una infección complicada o simple.

Tratamientos para las infecciones vaginales por hongos

Tratamiento de infección vaginal por hongos no complicada

Para los síntomas de leves a moderados y los episodios poco frecuentes de infección por hongos, tu médico podría recomendarte:

  • Terapia vaginal de corta duración. De una sola toma a tres días de tratamiento con una crema antimicótica, ungüento o supositorio vaginal. Esto debería ser suficiente para eliminar eficazmente una infección por hongos en la mayoría de los casos. Los medicamentos utilizados en estos casos se encuentran dentro del grupo de los medicamentos azoles, entre los que se incluyen el butoconazole (Gynazole-1), el clotrimazole (Gyne-Lotrimin), el miconazol (Monistat 3) y el terconazol (Terazol 3). Estos medicamentos están disponibles con prescripción médica o por venta sin receta. La naturaleza de estos medicamentos con base de aceites (tanto en las cremas, como en los supositorios) podría debilitar los preservativos de látex y los diafragmas.
  • Los efectos secundarios pueden incluir un leve ardor o irritación durante la aplicación.
  • Medicamentos por vía oral en dosis única. Tu ginecólogo puede recetarte una dosis única de un medicamento antimicótico llamado fluconazol (Diflucan), que se toma por vía oral.

Debes llamar a tu médico si has terminado con tu tratamiento y tus síntomas no han desaparecido o si los síntomas reaparecen al cabo de los dos meses de haber sido tratada.

Tratamiento de infección vaginal por hongos complicada

El tratamiento para una infección por levaduras complicada puede incluir:

  • Terapia vaginal a largo plazo. El tratamiento para infecciones por hongos complicadas incluye el uso de un medicamento llamado azol en la forma de crema vaginal, pomada vaginal o supositorio vaginal. La duración del tratamiento, por lo general, es de siete a 14 días.
  • Multidosis de medicamentos por vía oral. En lugar de la terapia vaginal, el médico puede prescribirte dos o tres dosis de fluconazol tomadas por vía oral. Sin embargo, no se recomienda este tratamiento para las mujeres embarazadas.
  • Plan de mantenimiento. Para las infecciones por levaduras recurrentes, el médico puede recomendarte una rutina de medicamentos para mantener el crecimiento excesivo de levaduras bajo control y prevenir futuras infecciones. La terapia de mantenimiento se inicia después del tratamiento inicial que elimina la infección por hongos y puede incluir tabletas de fluconazol por vía oral una vez a la semana durante seis meses. Algunos médicos prescriben clotrimazol como supositorios vaginales que deben utilizar una vez a la semana en lugar de una medicación oral.
Tratamientos para los hongos vaginales

Por lo general, no es necesario que tu pareja sexual se trate contra la infección por hongos. Si tienes infecciones por levaduras recurrentes, el médico puede recomendar el tratamiento de tu pareja si tu pareja tiene signos o síntomas de una infección genital por hongos. Podría también recomendar el uso de preservativos durante las relaciones sexuales. Se han realizado algunos estudios sobre terapias alternativas para la infección vaginal por hongos, bien diseñados y controlados para investigar estas terapias antes de que los expertos pueden hacer recomendaciones.

Tratamientos alternativos para las infecciones vaginales por hongos

Algunos ejemplos son:

  • Ácido bórico. El ácido bórico en supositorio, insertado en la vagina está disponible con receta médica y puede ser una alternativa eficaz al tratamiento convencional si tienes infecciones por levaduras recurrentes o síntomas continuos (crónicos ) que no responden al tratamiento. El ácido bórico puede ser eficaz contra las cepas menos comunes de Candida (Candidiasis) y con las cepas de Candida que se han vuelto resistentes a los medicamentos azoles. Sin embargo, el ácido bórico puede irritar la piel y es tóxico si se ingiere accidentalmente, especialmente por los niños.
  • Yogurt. Como anécdota, algunas mujeres creen en el éxito del consumo de yogur con lactobacillus, tanto por vía oral, como en aplicaciones en vía vaginal. Sin embargo, este enfoque sigue estando no probado médicamente. Los estudios mostraron que el yogur es eficaz para reducir los cultivos de levaduras vaginales y proporciona un alivio de los síntomas en un pequeño número de mujeres, sin grupos de control. Otros estudios no han podido confirmar estos resultados.

Antes de intentar cualquier terapia alternativa, debes consultarlo con tu médico o ginecólogo para sopesar los pros y los contras de tu situación.