Tratamiento para la vaginosis bacteriana

¿Cómo se diagnostica la vaginosis bacteriana? Los médicos diagnostican la vaginosis bacteriana preguntando acerca de los síntomas, haciendo un examen pélvico y tomando una muestra de la secreción vaginal. La muestra puede ser analizada para determinar si tienes vaginosis bacteriana.

Tratamiento para la vaginosis bacteriana

¿Qué problemas puede causar la vaginosis bacteriana?

La vaginosis bacteriana por lo general no causa otros problemas de salud. Pero en algunos casos puede conducir a serios problemas.

Si la tienes cuando estás embarazada, aumenta el riesgo aborto involuntario, parto prematuro e infección uterina después del embarazo. Si la tienes cuando se te practica un procedimiento pélvico, como una cesárea, un aborto o una histerectomía, eres más propensa a contraer una infección pélvica. Si tienes vaginosis bacteriana y estás expuesta a una infección de transmisión sexual (incluido el VIH), eres más propensa a contraer la infección.

¿Cómo se trata?

Los médicos suelen prescribir un antibiótico para tratar la vaginosis bacteriana. Vienen en forma de pastillas orales o como una crema o cápsulas (llamados óvulos vaginales) que se introducen en la vagina. Si estás embarazada, tendrás que tomar las pastillas.

La vaginosis bacteriana suele desaparecer en 2 o 3 días con antibióticos, pero el tratamiento se debe prolongar durante 7 días. No dejes de tomar tu medicamento sólo porque tus síntomas hayan mejorado o desaparecido. Asegúrate de tomar el curso completo de antibióticos.

Tratamiento para la vaginosis bacteriana

Los antibióticos normalmente funcionan bien y tienen pocos efectos secundarios. Pero tomarlos puede conducir a una infección vaginal por hongos. Una infección por hongos puede causar picazón, enrojecimiento, abultamientos y secreción blanca. Si experimentas estos síntomas, habla con tu médico acerca de qué hacer.