Síntomas de la clamidia vaginitis

La clamidia es una "infección silenciosa" y a veces es asintomática. Los principales síntomas de la clamidia vaginitis son el dolor, la secreción y el ardor al orinar.

Síntomas de la clamidia vaginitis

Si no se trata, la clamidia vaginitis en las mujeres pueden conducir a la enfermedad inflamatoria pélvica (EIP), que causa síntomas como fiebre, escalofríos, dolor, náuseas, vómitos y dolor durante el coito.

¿Qué es la clamidia?

La clamidia es una enfermedad de transmisión sexual (ETS) que afecta tanto a hombres, como a mujeres. Es una condición muy común y en la mayoría de los casos, no presenta síntomas.

Una de las razones que la clamidia es tan común es que la mayoría de las personas infectadas no tienen síntomas. Esto se conoce como una infección "silenciosa". Esto significa que puedes transmitirla sin saberlo, a tus parejas sexuales.

Se recomienda que las mujeres sexualmente activas menores de 25 años se realicen pruebas para detectar la clamidia todos los años, ya que puede dañar el sistema reproductivo, causando infertilidad si no se trata a tiempo. Una vez que la infección ha sido identificada, el tratamiento para la clamidia vaginitis es simple y eficaz.

También se recomienda que las mujeres embarazadas se sometan a una prueba, así como las mujeres con múltiples parejas sexuales o con una pareja nueva.

¿Cuándo se presentan los síntomas de la clamidia vaginitis?

Cuando los síntomas se presentan por la infección por clamidia, las mujeres pueden notar un flujo vaginal anormal o ardor al orinar. Los hombres infectados a veces notan también una descarga anormal o ardor al orinar. Es posible que se presente dolor o inflamación en los testículos en los hombres infectados, pero esto no es un síntoma común.

Síntomas de la clamidia vaginitis

Si no se trata la infección por clamidia en las mujeres puede extenderse hasta el aparato reproductor, como el útero y las trompas de Falopio, una condición conocida como enfermedad pélvica inflamatoria o EPI. Los síntomas de la PID pueden incluir fiebre, escalofríos, dolor abdominal, náuseas y vómitos y dolor durante las relaciones sexuales.