Qué significa la sangre en la orina

La sangre en la orina, conocida médicamente como hematuria, por lo general no es un motivo de gran alarma.

Qué significa la sangre en la orina

Dado que la sangre en la orina puede ser un signo de una condición médica grave, no debe ser ignorada. Todos los casos de hematuria deben ser evaluados por un médico, quien puede ordenar exámenes para confirmar o descartar una causa subyacente.

No existe un tratamiento específico para la hematuria, porque es un síntoma y no una enfermedad específica. En cambio, el tratamiento está dirigido a la causa subyacente, si se puede encontrar. En muchos casos, no se necesita tratamiento.

De dónde puede venir la sangre en la orina

La sangre en la orina puede venir de los riñones, donde se produce la orina. También puede provenir de otras estructuras en el tracto urinario, tales como:

  • Los uréteres (los conductos de los riñones a la vejiga).
  • Vejiga (donde se almacena la orina).
  • Uretra (el tubo desde la vejiga hasta el exterior del cuerpo).

Los síntomas que pueden acompañar a la hematuria

Si hay sangre en la orina, el síntoma es obvio. En lugar de su color amarillo pálido normal, tu orina puede ser de color rosa, rojo, de color marrón rojizo o del color del té. Esto es lo que los médicos llaman hematuria macroscópica.

A veces, la sangre en la orina no es visible para por el ojo humano y la presencia de células rojas de la sangre sólo puede ser detectado por el laboratorio. Esto es lo que los médicos llaman hematuria microscópica. Por lo general, sólo se descubre cuando una muestra de orina se prueba con una tira reactiva y los resultados se confirman con un examen microscópico.

Por qué tengo hematuria

La hematuria puede ocurrir sin ningún otro síntoma. Algunas de las causas subyacentes, están asociadas con síntomas adicionales que pueden ser de moderados a severos. Estos incluyen:

  • Infecciones de la vejiga (cistitis aguda). En los adultos, las infecciones de vejiga suelen causar ardor o dolor al orinar. Los bebés con infecciones de la vejiga pueden tener fiebre, estar irritables y no querer comer. Los niños mayores pueden tener fiebre, dolor y ardor al orinar, urgencia para orinar y dolor bajo vientre.
  • Las infecciones del riñón (pielonefritis). Los síntomas pueden incluir fiebre, escalofríos y dolor en el costado, que se refiere al dolor en la espalda baja.
  • Los cálculos renales. Los síntomas pueden incluir dolor abdominal severo o dolor pélvico.
  • Enfermedades renales. Los síntomas pueden incluir debilidad, presión arterial alta e hinchazón del cuerpo, incluyendo la hinchazón alrededor de los ojos.

Las causas de la hematuria

Entre las causas más comunes de sangre en la orina se encuentran:

  • Infecciones de la vejiga o de los riñones.
  • Cálculos renales o de vejiga.
  • Ciertas enfermedades renales, tales como la inflamación en el sistema de filtrado de los riñones (glomerulonefritis).
  • Agrandamiento de próstata (hiperplasia prostática benigna).
  • Las enfermedades hereditarias, como la anemia de células falciformes y la enfermedad renal quística.
  • Ciertos medicamentos, como la aspirina, penicilina, heparina, ciclofosfamida y fenazopiridina.
  • Un tumor en la vejiga, los riñones o la próstata.
  • Lesión renal por un accidente o actividades deportivas.
  • El ejercicio vigoroso.

A veces, lo que parece ser sangre en la orina es realmente pigmento rojo de otras fuentes tales como los colorantes de alimentos, medicamentos o una cantidad excesiva de la remolacha. Los médicos se refieren a esta última causa como beeturia.

Evaluación de la hematuria

Tu médico comenzará por tomar la historia clínica y preguntar qué pudo haber causado la aparición de sangre en la orina. Esto será seguido por una prueba llamada análisis de orina. En esta prueba, se analiza una muestra de orina.

Los análisis de orina pueden incluir la citología de orina, que utiliza un microscopio para verificar si hay células anormales en la orina. Los análisis de sangre también pueden ser ordenados. Si la sangre contiene altos niveles de residuos que se supone que los riñones tienen que eliminar, podría ser un signo de enfermedad renal.

Además de los análisis de orina y de sangre, es posible que necesites pruebas de imagen adicionales. Éstas pueden incluir:

  • La tomografía computarizada.
  • Ecografía del riñón.
  • Pielograma intravenoso (IVP). Esta es una radiografía de las vías urinarias que requiere tinte.
  • La cistoscopia. Esta prueba consiste en la inserción de un pequeño tubo con una cámara en la vejiga a través de la uretra. Las muestras de tejido (biopsia) se pueden obtener para comprobar la presencia de células anormales o cancerosas.
  • Biopsia renal (del riñón). Una muestra pequeña de tejido se extrae el riñón y se examina bajo un microscopio para detectar signos de la enfermedad renal.

El tratamiento de la hematuria

El tratamiento está dirigido a la causa subyacente. Después del tratamiento, el médico volverá a revisar tu orina para ver si la sangre se ha ido. Si aún tienes sangre en la orina, es posible que necesites pruebas adicionales o te prodrían enviar a un urólogo.

Por lo general, no se requiere tratamiento a menos que una enfermedad grave esté causando la hematuria.

Si hay una causa subyacente que se encuentra durante la evaluación inicial, se te pueden aconsejar pruebas de seguimiento de la orina y la presión arterial cada tres o seis meses, especialmente si tienes factores de riesgo para el cáncer de vejiga, tales como ser mayor de 50 años, fumar o la exposición a ciertos productos químicos industriales.