Qué es la vaginosis bacteriana

La vaginosis bacteriana es un tipo de infección vaginal y su síntoma principal y más común es un cambio en el flujo vaginal.

Su nombre tiene un poco de explicación. La palabra "vaginosis" es el equivalente de "vaginitis", es decir, inflamación de la vagina y "bacteriana" significa causada por una bacteria.

Qué es la vaginosis bacteriana

La vaginosis bacteriana es una infección más común que la candidiasis vaginal, que es otro tipo de infección vaginal muy común.

El principal síntoma, como hemos dicho anteriormente es un cambio en nuestro flujo vaginal. El flujo aparece generalmente de color blanquecino o grisáceo o amarillento y que tiende a tener un olor a "pescado" bastante desagradable. A diferencia de las descargas de flujo causadas ​​por la candidiasis o la vaginitis tricomoniasis, no están asociadas generalmente con dolor, molestias o picazón.

¿Qué causa la vaginosis bacteriana?

El nombre de la enfermedad es algo engañoso, porque nadie sabe realmente la causa exacta de la vaginosis bacteriana. Se cree que es debido a un desequilibrio en el contenido bacteriano de la vagina.

Es posible que te sorprendas al saber que hay bacterias en la vagina. Sin embargo, es importante darse cuenta de que la cavidad vaginal no es un lugar completamente estéril.

Una vagina sana normal contiene muchas bacterias inofensivas, en especial las del género Lactobacillus. Estas bacterias probablemente ayudan a proteger a la mujer contra los gérmenes nocivos.

Se cree que si otras bacterias se introducen en la vagina y alteran el equilibrio normal, pueden provocar vaginosis bacteriana y un flujo vaginal anormal.

En la vaginosis bacteriana, las bacterias llamadas anaerobios, incluyendo una llamada Gardnerella, se encuentran en la vagina. Los anaerobios son bacterias que pueden sobrevivir sin oxígeno y característicamente producen un olor desagradable.

Potencialmente, este desequilibrio podría ocurrir debido a diversos factores, tales como:

  • Una operación vaginal.
  • Las duchas vaginales ( la práctica de lavado de la vagina con jeringa).
  • Introducir objetos inadecuados y no estériles en la vagina.
  • El sexo.

En la práctica, la vaginosis bacteriana, a menudo aparece poco después de un encuentro sexual. Pero a veces ocurre sin motivo aparente.

¿La vaginosis bacteriana se transmite por vía sexual?

Si buscas los muchos sitios web dedicados a la vaginosis bacteriana, podrás ver que algunas autoridades afirman con seguridad que no se transmite sexualmente. Otros afirman que sí que se transmite sexualmente y otros simplemente dicen que no hay evidencia de que se transmita sexualmente.

Qué es la vaginosis bacteriana

En otras palabras, todavía no sabemos si la vaginosis bacterian es o no es una enfermedad de transmisión sexual. Sin embargo, vale la pena señalar que es poco frecuente en las mujeres vírgenes y que con frecuencia brota después del sexo. A veces, se produce después del comienzo de una nueva relación sexual.

¿Puede transmitirse la vaginosis bacteriana a los hombres?

Muchos médicos dirían que no, pero hay un tipo de inflamación de la punta del pene (balanitis) que parece estar ligada a los gérmenes que se encuentran en la vaginosis bacterian, aunque no es común.

¿Cuáles son los síntomas de la vaginosis bacteriana?

El principal síntoma es el flujo vaginal no irritante de color gris, blanco o amarillento que se mencionó anteriormente, acompañado de un olor desagradable.

¿Quién está en riesgo de contraer vaginosis bacteriana?

Todas las mujeres tienen un cierto riesgo, pero en particular las mujeres que son sexualmente activas.

¿Cómo se diagnostica la vaginosis bacteriana?

La condición se diagnostica observando la aparición del vaginal y por estos tres ensayos, que te presentamos a continuación:

  • Verificación del pH (alcalinidad) de las secreciones vaginales. Estas son ligeramente ácidas cuando la mujer está en un estado normal de salud, pero cuando existe VB el pH es mayor que 5, en otras palabras, es más alcalino de lo normal.
  • Prueba de hidróxido de potasio: si se añade una pequeña cantidad de solución de hidróxido de potasio al 10 por ciento de una muestra del fujo vaginal, hay un olor distintivo. Esto se llama "la prueba de olor". Esta prueba cada vez se utiliza menos debido a que el hidróxido de potasio es un líquido cáustico y por lo tanto potencialmente dañino.
  • Examinar el flujo bajo el microscopio. Al hacerlo, las células inusuales llamadas "células clave" suelen ser vistos si la VB está presente. Éstas se han desprendido de la capa superior de las paredes de la vagina. Tienen una apariencia extraña debido al hecho de que los gérmenes se aferran a ellas.

Ya no hay casi médicos, ni clínicas de planificación familiar que tienen los medios técnicos para hacer este tipo de diagnóstico. Por lo tanto, si una mujer tiene un flujo persistente como el que hemos descrito y no responde a los medicamentos contra la candidiasis o a los antibióticos normales y si no se encuentra otra causa para los síntomas (por ejemplo, un tampón olvidado), es razonable decir que es probable que tenga vaginosis bacteriana.

¿Cómo se trata la VB?

El tratamiento estándar es el metronidazol que es un fármaco antibacteriano. Esto se puede administrar por vía oral en forma de comprimidos (Flagyl) o se utiliza como un gel (Zidoval).

El metronidazol es muy eficaz contra las bacterias anaeróbicas de la vagina y de otros lugares (por ejemplo, de la boca) y que es presumiblemente por qué funciona en la VB. No debes beber alcohol mientras estás tomando metronidazol.

Si el metronidazol no funciona o la descarga vaginal continúa, las clínicas GUM tienden a dar un curso de otros antibióticos antianaeróbicos, tales como clindamicina (Dalacin en crema), que se inserta en la vagina con un aplicador.

No es habitual un tratamiento para la pareja sexual de la paciente, pero en casos recurrentes de VB, podría valer la pena considerarlo.

¿Qué se puede hacer para prevenir la vaginosis bacteriana?

Dado que la causa exacta de la VB no es aún muy conocida, es difícil dar consejos precisos sobre cómo prevenirla. Sin embargo, los médicos que trabajan en el campo de la salud sexual a menudo dan los siguientes consejos de higiene.

  • No te realices duchas vaginales. Este hábito puede alterar el equilibrio bacteriológico de la vagina.
  • Evita las bragas tanga. Algunos expertos dicen que este tipo de ropa interior puede transmitir los gérmenes del ano a la vagina y así causar vaginosis.
  • Si se producen los ataques después de una relación sexual, trata de dejar de tener relaciones sexuales durante un tiempo. Si ese consejo es imposible de seguir, entonces puede valer la pena probar el efecto de hacer el amor con un preservativos femenino o con Femidom.

Para obtener más información acerca de este tema, te recomendamos que leas nuestros artículos: Remedios caseros para la vaginosis bacteriana y Tratamiento para la vaginosis bacteriana.