¿Qué es el herpes genital? (Vaginitis viral)

El herpes genital es un tipo de vaginitis viral por el Virus del herpes simple (VHS) que se transmite a través del contacto íntimo con los revestimientos de las mucosas de la boca o la vagina o la piel de los genitales.

¿Qué es el herpes genital? (Vaginitis viral)

El virus de esta enfermedad de transmisión sexual entra en los revestimientos o en la piel a través de lágrimas microscópicas. Una vez dentro, el virus viaja a las raíces nerviosas cerca de la médula espinal y se instala de forma permanente.

Cuando una persona infectada tiene un brote de herpes, el virus viaja por las fibras nerviosas al lugar de la infección original. Cuando se llega a la piel se produce enrojecimiento y ampollas. Tras el estallido inicial, los brotes posteriores tienden a ser esporádicos. Pueden ocurrir al cabo de las semanas, años, etc.

Causas del herpes genital

La causa principal es el mal funcionamiento del sistema inmune. Las mujeres que tienen sistemas inmunológicos suprimidos, a causa del estrés, otras infecciones o algunos medicamentos, tienen brotes más frecuentes y de mayor duración que otras.

El herpes genital se transmite sólo por contacto directo de persona a persona. Por lo que es una enfermedad de transmisión sexual. Hay tantas mujeres infectadas con este virus debido a que en muchas ocasiones es un virus asintomático y la enferma no se da cuenta que lo tiene, por lo que no toma medidas adicionales para la no propagación.

Signos y síntomas del herpes genital

Los síntomas del herpes genital son similares en hombres y mujeres. Hay un período de incubación y después se presentan los síntomas.

  • Picor o sensación de hormigueo.
  • Enrojecimiento de la piel.
  • Formación de ampollas llenas de líquido en la vulva y la abertura vaginal.
  • Formación de úlceras.
  • Inflamación del cuello del útero (cervicitis).
  • Dolor al orinar.
  • Infección e inflamación de la uretra (uretritis).

Diagnóstico del herpes genital

Cuando aparecen las ampollas en la zona vaginal, hay sospechas de que se trate de una vaginitis viral por herpes genital. Para llevar a cabo un diagnóstico correcto se debe extraer el líquido de las ampollas y analizarlo. De esta manera sabremos a qué tipo de herpes nos estamos enfrentando.

La paciente también puede someterse a análisis de sangre para detectar los anticuerpos contra los virus del herpes. Estas pruebas son específicas para demostrar que una persona ha sido infectada.

¿Qué es el herpes genital? (Vaginitis viral)

Existen otras pruebas de diagnóstico como la reacción en cadena de la polimerasa (RCP) para identificar el material genético de las pruebas de detección de los anticuerpos fluorescentes del virus.

Tratamiento para el herpes genital

Aunque no existe una cura conocida para el herpes, hay tratamientos para los brotes. Hay medicamentos orales, tales como:

  • Aciclovir (Zovirax).
  • Famciclovir (Famvir).
  • Valaciclovir (Valtrex).

La infección también puede tratarse con agentes tópicos aunque son menos efectivos. En los casos más graves puede tratarse al paciente con medicamentos orales o por vía intravenosa.

La medicación antiviral también puede recomendarse para reducir los síntomas. Los medicamentos antivirales se deben tomar cuando se producen los síntomas prebrote que corresponde a una sensación de "hormigueo" o en el mismo inicio de la formación de ampollas. Por este motivo, las pacientes de herpes deben saber qué hacer cuando se inician los síntomas para que no vayan a más y tener los medicamentos preparados antes de que se desate el brote.

Prevención del herpes genital

El herpes se puede transmitir de una parte del cuerpo a otra durante un brote. También es posible extender la infección por el virus del herpes, incluso aunque no estés teniendo un brote, así que no hay método de prevención es eficaz al 100%. Sin embargo, hay ciertas técnicas preventivas que pueden reducir las posibilidades de propagación de la infección a otras personas.

  • Es importante no tocar los ojos o la boca después de tocar las ampollas o úlceras.
  • Lavado minucioso de las manos es una necesidad durante los brotes.
  • La ropa que se pone en contacto con las úlceras no debe ser compartida con otras personas.
  • Las parejas que desean minimizar el riesgo de transmisión deben utilizar siempre preservativos si su pareja está infectada. Desafortunadamente, incluso cuando una persona infectada no está teniendo un brote de herpes puede transmitirlo.
  • Las parejas pueden también considerar evitar todo contacto sexual, incluyendo besos durante un brote de herpes. Es importante evitar el contacto sexual desde el momento en que los síntomas iniciales comienzan (si están presentes) hasta que las costras hayan desaparecido.
  • Puesto que un brote de herpes genital activo (con ampollas) durante el parto puede ser perjudicial para el bebé, las mujeres embarazadas que sospechan que tienen herpes genital deben informar a su médico. Las mujeres que tengan herpes, pueden tener un parto vaginal, siempre y cuando no presenten síntomas o no tengan un brote durante el parto.

Pronóstico (perspectiva) para el herpes genital

Los brotes recurrentes son la norma para las personas con herpes genital. Alrededor del 90 % de las infectadas presentan brotes repetidos. Algunas mujeres pueden desarrollar sólo uno o dos brotes al año, en cambio otras pueden experimentar hasta ocho brotes al año. Los síntomas son más leves en la mayoría de los ataques recurrentes que en la infección inicial. Si los ataques recurrentes son graves (por lo general más de seis al año), se pueden recomendar medicamentos antivirales como terapia de supresión.