Medicamentos para las infecciones vaginales

Cremas antifúngicas para las infecciones vaginales

Existen diferentes tipos de preparaciones antimicóticas que se usan para el tratamiento de diversas infecciones vaginales. Los medicamentos antifúngicos pueden venir en forma de cremas, champús, medicamentos para tomar por vía oral e inyecciones. La duración del tratamiento depende del tipo de la infección por hongos que tengas, su gravedad y si tienes algún otro problema de salud, por ejemplo, problemas con tu sistema inmunológico. Algunos cursos de tratamiento pueden ser tan cortos como unos pocos días.

Medicamentos para las infecciones vaginales

Las cremas antifungicidas se utilizan para tratar infecciones por hongos en la piel y en la vagina. Estos incluyen: clotrimazol , econazol, ketoconazol, miconazol, tioconazol, terbinafina, nistatina, amorolfina y griseofulvina. De estos medicamentos puedes encontrar varias marcas.

A veces una crema antimicótica se combina con otras cremas cuando se requieren dos acciones. Por ejemplo, una crema antimicótica se combina a menudo con una crema con esteroides leves, como la hidrocortisona, para tratar ciertas erupciones. La crema antifúngica elimina la infección y la crema esteroide suaviza y reduce la inflamación causada por la infección.

Estos medicamentos por lo general no causan efectos secundarios y son fáciles de usar. De vez en cuando, algunas mujeres desarrollan irritación alrededor de la vagina después de la aplicación de productos antimicóticos vaginales.

Medicamentos antimicóticos por vía oral

Hay varios tipos. Por ejemplo:

Miconazol

El miconazol viene como un gel oral y la nistatina viene como un líquido. Ninguno de estos medicamentos se absorbe a través del intestino en el cuerpo. Se utilizan para tratar las infecciones por Candida (aftas) en la boca y en la garganta.

Terbinafina

La terbinafina viene en forma de comprimidos y se absorbe en el cuerpo. Se utiliza para tratar las infecciones por hongos. La terbinafina es comúnmente utilizada para tratar las infecciones de las uñas que por lo general son causadas por un tipo de hongo tinea.

Itraconazol

El Itraconazol, como la Terbinafina viene en forma de comprimidos y se absorbe en el cuerpo. Se utiliza para tratar las infecciones por hongos.

Fluconazol

El fluconazol se usa comúnmente para el tratamiento de la candidiasis vaginal, como una alternativa al uso de las cremas antimicóticas. También se utiliza para tratar y prevenir ciertas infecciones fúngicas dentro del cuerpo. Se toma por vía oral en forma de comprimidos.

Griseofulvina

El Griseofulvina viene en forma de comprimidos y se absorbe en el cuerpo. Se utiliza para tratar las infecciones por hongos.

Posaconazol

El Posaconazol viene en forma de comprimidos y se absorbe en el cuerpo. Se utiliza para tratar las infecciones por hongos.

Voriconazol

p>El Voriconazol viene en forma de comprimidos y se absorbe en el cuerpo. Se utiliza para tratar las infecciones por hongos.

Los medicamentos ampliamente utilizados por la mayoría son la terbinafina para las infecciones de uñas, el miconazol y la nistatina para la candidiasis oral y el fluconazol para la candidiasis vaginal. Estos por lo general no causan efectos secundarios. Puedes incluso comprar fluconazol sin receta en las farmacias, ya que se considera una medicina que es poco probable que cause problemas. Algunas preparaciones antifúngicas causan problemas en el hígado u otros efectos secundarios en un pequeño número de personas.

Inyecciones contra los hongos

Estas inyecciones se pueden utilizar si tienes una infección fúngica grave. La anfotericina, flucitosina, itraconazol, voriconazol, anidulafungina, caspofungina y micafungina son medicamentos que se utilizan a veces de esta manera. El elegido depende del tipo de hongo que causa la infección.

Las inyecciones antimicóticas tienen más riesgo de causar efectos secundarios y problemas a veces graves. Sin embargo, estos se utilizan para tratar infecciones fúngicas graves y el riesgo de efectos secundarios tiene que equilibrarse con la necesidad de tratamiento.

Medicamentos para tratar las infecciones vaginales

Nota: Los medicamentos antimicóticos son diferentes a los antibióticos (medicamentos antibacterianos). Los antibióticos no matan los hongos, sino que matan a las bacterias (un tipo diferente de germen ). De hecho, eres más propenso a contraer una infección por hongos si tomas antibióticos. Por ejemplo, muchas mujeres desarrollan candidiasis bucal después de tomar un curso de antibióticos. Esto es debido a que el antibiótico puede matar a las bacterias inofensivas normales que habitan en la piel o en la vagina y hacer más fácil el terreno para que los hongos prosperen.

Supositorios vaginales u óvulos

La clindamicina vaginal se utiliza para tratar la vaginosis bacteriana (una infección causada por un crecimiento excesivo de bacterias dañinas en la vagina). La clindamicina pertenece a una clase de medicamentos llamados antibióticos tipo lincomicina. Su acción consiste en retardar o detener el crecimiento de bacterias. La clindamicina vaginal no se puede utilizar para tratar la irritación vaginal causada por infecciones por hongos o por enfermedades de transmisión sexual como la clamidia y la tricomoniasis.

La clindamicina vaginal viene como un supositorio para colocar en la vagina y una crema para aplicar en el interior de la vagina.

El Terconazol se utiliza para tratar las infecciones por hongos y levaduras de la vagina. Este medicamento también puede ser prescrito para otros usos. El Terconazol viene en forma de crema y supositorio para insertar en la vagina. Este medicamento se utiliza por lo general entre 3 y 7 días.

Para utilizar los supositorios vaginales, debes leer las instrucciones proporcionadas con el medicamento y seguir los siguientes pasos:

  • Desenvuelve el supositorio, mójalo con agua tibia y colócalo en el aplicador como se muestra en las instrucciones adjuntas.
  • Acuéstate boca arriba con las rodillas hacia arriba y separadas.
  • Inserta el aplicador en la vagina (a menos que estés embarazada) y luego presiona el émbolo para liberar el medicamento. Si estás embarazada, introduce el aplicador suavemente. Si notas resistencia (difícil de insertar), no trates de introducirlo más, llama a tu médico.
  • Retira el aplicador.
  • Tira el aplicador y límpialo con agua tibia y jabón después de cada uso.
  • Lávate las manos de inmediato para evitar la propagación de la infección.

Clorimazol

El clotrimazol (nombre de marca Canesten o Lotrimin) es un medicamento antifúngico de uso común en el tratamiento de infecciones fúngicas (de los seres humanos y otros animales), como las infecciones vaginales por hongos, candidiasis bucal y la tiña.

Butocanazol

El Butoconazol es un medicamento antifúngico. Evita que los hongos crezcan. El Butoconazol vaginal se usa para tratar la candidiasis vaginal y las infecciones por hongos. El Butoconazol vaginal también puede ser utilizado para fines diferentes a los mencionados en esta guía del medicamento.

Triconazol

El Itraconazol tiene un espectro de actividad más amplio que el fluconazol (pero no tan amplio como voriconazol o posaconazol). En particular, es activo frente al Aspergillus, a diferencia del fluconazol. También está aprobado para su uso en la blastomicosis, esporotricosis, histoplasmosis y onicomicosis.